(Fanfic) Dragon ball; El Club de los Malvados

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

(Fanfic) Dragon ball; El Club de los Malvados

Mensaje por Okami el Jue Ago 02, 2012 7:50 am

1.-Los planes de Pilaf


Era un día tranquilo en la preciosa ciudad de West City, todo el mundo disfrutaba del paseo y de las vistas. En ese lugar, se situaba uno de los edificios más importantes de todo el lugar, la casa del Gran Satan. El hombre que vivía ahí era el más poderoso de todo el mundo, ya que salvó a la Tierra del horrible Cell y ahora anda contando que fue a un planeta a matar a un tío que quería acabar con los humanos, a ese tío lo llamaba Freezer (Se preguntan por que sabe lo de Freezer ¿no?... pues bien, como su hija se casó con Gohan, pues Satán, escuchó la historia de como Goku acabó con Freezer) Satán aquel día, decidió salir de paseo junto a su perro y Buu, los tres estaban felices con lo que veían, hasta que un meteorito procedente del espacio, cayó en mitad de la ciudad y los tres, salieron corriendo para ver lo que era. El misterioso meteorito había dejado un enorme cráter, la gente escapaba pero otros se quedaban para ver lo que era. Satán, pudo contemplar con sus propios ojos un especie de nave espacial de la cual salían unos seres extraños, el heroe de la ciudad intentó calmar a la población y decidió acercarse a los extraterrestres.

—Hola, ser amable procedente de otro planeta, bienvenido a la Tierra y espero que lo pases bien — dijó Satán nervioso ante aquellos seres extraños.

Buu parecía que veía con sus ojos que esos seres de otro planeta, no eran tan amables. Cuando, de repente, uno de ellos, alzó la mano y de su mano empezó a acumular una gran cantidad de energía.

— ¿Qué haces joven? — preguntó Satán viendo perfectamente aquella esfera de las manos de aquel ser.

Aquel ser intentó lanzar aquella esfera de energía, pero Buu pudo interceptar el ataque golpeando a su enemigo en toda la cara. Satán agradeció a su amigo lo que hizo por él, pero pudo contemplar el rostro de furia de Buu.

—Escapa Satán, estos no son buenos— dijo Buu muy preocupado.

Satán miró por un momento a los visitantes y pudo ver debajo de aquellas capuchas rostros verdes y algunos humanos, que tenían cara de pocos amigos. El heroe de la ciudad salió del cráter y avisó a todos los habitantes curiosos que se largaran del lugar cuanto antes, si no querían que murieran ante los poderes de esos extraños seres.

—No me interesáis vosotros, solo nos interesan las tablas perdidas de las técnicas de combate, así que lárgate si no quieres vértelas conmigo, gordinflón— dijo aquel ser con malas intenciones ante Buu.

—Buu, quiere defender a Satán y a sus habitantes— dijo decidido Buu mientras se ponía en postura de combate.

—Pues bien, morirás con ellos— amenazó el ser de otro planeta decidido matar a Buu.

En otra parte del mundo, un pequeño ser, de color azul y acompañado por un par de secuaces, acumuló en una roca las bolas de dragón para pedir un deseo.

—¿Qué vas a pedir Pilaf?— preguntó la joven mientras contemplaba las bolas de dragón.

Pilaf, cerró los ojos durante un momento solo por que quería pensar en el deseo que tenía en mente, cuando pensó en Goku, en ese momento, lo único que quería era eliminar a Goku, así que había decidido en el deseo que iba a pedir.

—Es una locura... si, pero el deseo es... no lo voy a decir, mejor lo veréis cuando lo diga— dijo Pilaf con una sonrisa en los labios —Sherong, escucha nuestro deseos—

En ese momento, salían de las bolas de dragón una columna de luz amarilla, de la cual, empezó a formar un dragón enorme, cuando esa luz amarilla, se volvió sólida y de ahí apareció aquella criatura que concede todos aquellos deseos.

—Bien, me habéis llamado para concederos tres deseos, así que pedirme el primer deseo— dijo Sherong con aquella voz que retumbaba todo aquel lugar.

En ese momento, antes de que Pilaf pidiera su deseo, apareció entre las montañas Yamcha, que quería impedir que aquel enano pidiera su horrible deseo.

—Pilaf, no permitiré que pidas tu deseo— dijo Yamcha muy decidido.

—Cállate tonto, no vas a impedirme que desee lo que tengo en mente— dijo Pilaf muy enfadado.

En ese momento apareció Tai pai pai, que agarró con fuerza a Yamcha para que no pudiera intervenir en el deseo de Pilaf.

—Venga, ¡pídelo ya!—ordenó Tao Pai Pai mientras sudaba.

—Bien, mi primer deseo es que resucites a los malvados que asesinó Goku y sus amigos— pidió Pilaf mientras se reía a carcajadas.

—Bien, el primer deseo está concedido, solo os falta dos—dijo Sherong.

—El segundo es que traigas a los malvados hasta aquí— pidió otra vez Pilaf.

—Deseo concedido, ahora te falta un último deseo—dijo Sherong.

—El tercero... no tengo ninguno en mente, así que puedes irte— pidió Pilaf mientras se reía.

Sherong desapareció ante los ojos de los que estaban ahí presentes, cuando en ese momento, aparecían volando ante ellos enemigos que Goku y los demás eliminaron hace mucho, entre ellos, Cell y Freezer.

—Vaya, así que al final, lo que te dijimos telepáticamente, te lo has pensado y lo has echo, te felicito, Pilaf, ahora, vamos a buscar un lugar donde escondernos— felicitó Freezer la acción de aquel enano.

En ese momento, uno de los enemigos más peligrosos, Turles, miró a Tao Pai Pai y pudo ver que agarraba por el cuello a Yamcha.

—¿Qué hacemos con ese?— preguntó Turles señalando a Yamcha.

—Eliminarlo, él nos ha visto y no quiero testigos—ordenó Freezer sin mirar a su enemigo.

Cell se lo pensó dos veces y pidió a Freezer que se reuniera a solas en un punto para que ningún enemigo los escuchara.

—¿Qué ocurre Cell?—preguntó Freezer.

—Mejor no lo eliminemos, si lo hacemos, ya sospecharán de que hay un enemigo y luego nos buscarán por todos los lugares de la Tierra, lo mejor sería dejarlo inconsciente— dijo Cell algo que era coherente.

—Tienes razón, vamos, que no esperan— dijo Freezer.

Todos los enemigos se fueron, dejando a Yamcha inconsciente. Mientras volaban, Nappa notó que faltaba la presencia de Raditz, así que preguntó por él.

—¿Raditz? Ese por alguna razón volvió a la Tierra antes que nosotros y en estos momentos no se donde podría estar, así que no me interesa lo que esté haciendo ese debilucho— dijo Freezer.

—¿Sabes la razón por la cual resucitó antes que nosotros?—preguntó Turles intrigado.

—No se sabe, pero según oí, antes de pisar el infierno, alguien le dijo que ese no era su lugar y su espirítu volvió a la vida. Fijo que alguien le salvó la vida mientras moría— contó Freezer.

En West City el combate entre Buu y el visitante extraño, empezó, aquellas dos fuerzas hacían temblar la Tierra y los golpes se podía escuchar desde muy lejos.

¿Quién ganará el combate? ¿Buu o el visitante de otro planeta? ¿Por que resucitaron los enemigos de Goku? ¿Y cómo es posible que Raditz siguiera con vida después del ataque mortal que le dió Piccolo? Lo veremos todo en el siguiente capítulo.
Aquí está el fanfic, espero que os guste, opinen y animaros a leer y de avisarme de los errores que hay. A ver si tenemos algún admirador de Dragon Ball por aquí  Very Happy

Okami
Monje
Monje

Mensajes : 442
Inscripción : 04/06/2012
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: (Fanfic) Dragon ball; El Club de los Malvados

Mensaje por becquio el Sáb Ago 04, 2012 9:18 am

Jejeje precisamente acabo de apagar la play3 ahora con el raging blast despues de hacer la mision de matar a Raditz xD

Asi resulta que no muere pyong2 jejeje Muy bueno

Approved

becquio
Otaku
Otaku

Mensajes : 57
Inscripción : 22/07/2012
Edad : 31

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.