White Horse (caballo blanco)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

White Horse (caballo blanco)

Mensaje por Okami el Mar Jun 19, 2012 1:52 am

Es una historia de amor imposible, pero espero que guste, xD... la mafia me gusta mucho y soy muy romántica.


Cap I.-Viviendo una pesadilla


Adelaida Valdés vivía en un pequeño pueblo español junto a su madre Julia Pereira y su hermano Andrés Valdés. Ella vivía un infierno en su propia casa, ya que su propia madre le hacía la vida imposible. Adelaida tenía 20 años, era de cabellos negros, ojos marrones y vestía muchas veces ropas de los bazares chinos, pero desde que su madre cambió, solo tiene dos pantalones tejanos, dos de chándal y dos camisetas ordinarias.

Un día, ella decidió salir con su única amiga Alicia, que era una muchacha morena y rizosa, que llevaba puestas sus gafas de siempre y su ropa nueva que se había comprado hace poco. Las dos fueron al centro comercial para dar una vuelta y poder hablar de los problemas que tenían, pero por mucho que hablara Alicia, Adelaida vivía su propio infierno en su mente. Alicia sabía lo mal que lo pasaba su amiga y sabía que el sueño de Adelaida era irse de su casa y escribir su extraña historia de amor.

-Ade… -interrumpió Alicia mientras le miró a los ojos tristes de su amiga -…he pensado llevarte conmigo a Marbella, ¿qué te parece?-

Adelaida alzó la mirada hacia su amiga, ella llegó a pensar que igual era su salvación, así que no se lo pensó más y como no, aceptó la propuesta de ayuda de Alicia. Las dos como buenas amigas que eran, se abrazaron. Alicia le sonrió y se puso contenta sabiendo que iba a sacar a su amiga de su propia pesadilla.

-¿Para cuándo nos vamos?- preguntó Adelaida muy contenta con la propuesta de su amiga.

-Cuando mi padre halla acabado de pagar la casa, nos vamos- le respondió Alicia cogiendo a su amiga de las manos para darle más ánimos.

Adelaida había llegado a su casa muy contenta, pensando que se iba de aquel lugar tarde o temprano. Pero cuando llegó a la salita su rostro de alegría cambió por completo al ver a su madre ante el ordenador, pero esta cuando giró su cabeza y vio a su hija, empezó a escuchar a su madre hablar sobre ese dichoso juego que le había lavado el cerebro, así que Adelaida se fue a su habitación para dormir, ya que tenía que madrugar al día siguiente, pero le era imposible cerrar sus ojos, ella solo pensaba en la dichosa escuela que le estaba ya agobiando. Tenía ganas de dejar de estudiar, pero su madre se lo impedía, pero Adelaida sabía que su libro ya empezado, iba a cobrar vida tarde o temprano. Así que cerró los ojos para poder dormir.

Por las calles de la gran ciudad de Marbella, un hombre de mediada edad, corría con desesperación y ensangrentado por aquellas calles dirigiéndose hacia un gran casino de color blanco, era el recinto más llamativo de la ciudad y sus luces llamaban la atención a cualquier curioso. El hombre al entrar vio a muchos hombres vestidos de negro que se asombraron ante aquella situación, ellos estaban jugando y disfrutando de la diversión antes de que hubiera llegado aquel hombre. Éste se acercó ante una puerta sospechosa que entró sin llamar, en ella había un joven vestido con un traje negro que estaba hablando con otros dos hombre que parecían ser sus cómplices, éste cuando vio a aquel pobre ensangrentado no tuvo otra que ayudarlo a sentarse en una de las sillas sin importar que las manchara.

-Oh… por fin doy contigo Vladimir- dijo el hombre mientras se ponía a llorar y se quejaba del dolor.

El joven de traje blanco, alzó sus ojos azules mostrando preocupación por aquel hombre. Parecía que la cosa no iba bien y pidió a sus cómplices que se fueran.

-¿Qué te ha ocurrido Pablo?- preguntó el engominado muy preocupado.

-Nuestro comprador de armas… - intentó hablar el pobre hombre -… mu… murió ante mis narices, tiroteado por un miembro del Ejército Negro- terminó él con desesperación.

-Bien… avisaré a mis dos mejores hombres para que me ayuden a dar con los asesinos del comprador de armas- le comunicó Vladimir mientras salía con su sombrero blanco.

Vladimir cogió su auto junto a un hombre de nacionalidad china y otro de nacionalidad inglesa. Los tres estaban decididos atrapar a los mafiosos rivales que asesinaron a su comprador de armas. Si, Vladimir y todos esos hombres eran de la mafia, él… Vladimir, estaba decidido llevar a cabo el puesto de Don de su padre en aquella organización mafiosa a la que llamaron White Horse. El joven mafioso al que le llamaban el Pistolero Peligroso, era considerado el Don más raro de todos… aunque vendan drogas y armas, él ni si quiera se drogaba y tampoco traficaba con las mujeres, ya que, para él, es un género al que hay que respetar.

Al cabo de unas horas, pudieron dar con el asesino del comprador de armas, vieron los tres claramente que aquel hombre era un miembro del Ejército Negro. Vladimir entre sus dos compañeros (Terry y Frankee) se pusieron hablar, para decidir que hacer con aquel hombre.

-¿Qué haremos con él Vladimir?- preguntó Terry serio tras ver la cara de idiota de aquel maldito hombre.

-Lo llevaremos al casino, tengo que saber donde se esconde ese inepto de Vicente, tengo que acabar con él de una vez por todas- concretó Vladimir con las ideas bien claras.

Al amanecer, Adelaida estaba “atendiendo” al profesor, pero de pronto le venía en su mente la decisión que había tomado desde aquel día. Al salir de clase vio a Alicia con unos papeles en las manos que los enseñaban con alegría a su amiga Adelaida, que se acercó corriendo con la intriga, cuando Alicia le dio la buena noticia: “Por fin nos iremos las dos de este infierno”. Adelaida abrazó a Alicia con alegría pensando que su sueño de ser escritora estaba ya cerca de hacerse realidad.

Adelaida al llegar a su casa, lo primero que hizo fue dejar la mochila en la entrada del salón y con alegría, se fue a su habitación a preparar su maleta. Estaba segura que su infierno iba a terminar y que iba a empezar con su verdadero sueño: ser escritora. Su madre le quería impedir que se fuera, pero la joven le dijo las cosas a la cara, acabando por darle por completo la espalda para no escucharla más, pero ella enfadada agarró por el brazo de su hija fuertemente y le golpeó con una fuerte bofetada. Alicia llamó a Adelaida para decirle que los tickets de vuelo ya los tenías y Adelaida sin importarle el dolor de la bofetada, le prometió que le iba a devolver el dinero que se había gastado en los tickets, pero Alicia se negaba, ya que quería ver a su mejor amiga feliz.

Las dos llegaron al aeropuerto, estaban tan ilusionadas que corrían con las maletas en mano para no perder el vuelo y Alicia, con lo torpe que era, se tropezó con un hombre alto y fuerte, las dos pidieron disculpas. Cuando subieron al avión, Adelaida pensó en el fin de su sufrimiento.

Okami
Monje
Monje

Mensajes : 442
Inscripción : 04/06/2012
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.