Backstabbing The Dreamer

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Backstabbing The Dreamer

Mensaje por -Sandman- el Mar Ene 18, 2011 8:56 am

Esto lo escribí esta tarde.

----------------------------

Nunca conseguí olvidar la primera vez que la ví.
Era mediados de febrero. No hacía mucho frío, pero llovía ligeramente. Una llovizna menuda que caía despacio, como una niebla que terminaba por condensarse en tus hombros y se te metía en los ojos para no dejarte ver. Llevaba aquel abrigo gris totalmente raído que no me quité hasta que desapareció, aquella tarde en el mirador del puerto algunos meses después.

Caminaba con algo de prisa hacia el sur por el bulevar, justo por la acera en la que están todos los locales con los vistosos anuncios de neón. Sus luces multicolor reflejaban en las charcas que se habían ido formando durante el día, iluminando más aún la calle.

No llevaba paraguas, e intentaba esquivar a todos los peatones que ese día en específico parecían dedicarse a detenerse ante todas las vitrinas y observar lo que ofrecía cada una. Tropecé alguna vez con alguien, disculpándome mientras seguía deslizándome intentando no resbalar con los azulejos mojados de la acera.

Paré un momento bajo una farola de un cruce con una avenida. La llovizna se detuvo un momento, que aproveché para secarme los ojos con un pañuelo que llevaba en uno de los bolsillos traseros de mi pantalón. Me eché el pelo empapado hacia atrás con los dedos y me llevé el pañuelo, sorprendentemente seco, a los ojos.

Con ellos cerrados, me detuve a escuchar un momento el ambiente que me rodeaba. Las ruedas de los coches sobre el asfalto mojado. Las risas de las parejas al tomarse de las manos. El silbido de alguien, seguramente un hombre, que llamaba un taxi.

Suspiré recordando que tenía prisa. Y abrí los ojos, un poco nublados por la presión que había hecho al secarlos. Tardé un par de segundos en verla. Dos segundos que tardaron mis ojos en poder formar su figura. Un borrón que fue tomando forma poco a poco.

Pronto lo único que pude ver fue su sonrisa.

Frente a mi, una chica sostenía un paraguas del color de una noche despejada. Pequeños puntos blancos en él parecían querer emular un cielo nocturno estrellado. Me sonreía.
Una débil curva en sus finos labios rosa. Ojos azules tras unas gafas redondas que me miraban con curiosidad. Creo que era curiosidad. Dudo que fuera otra cosa.
Su cabello ondulado y oscuro caía hasta un poco por encima de sus delgados hombros.
Llevaba una delgada chaqueta de cuero, un chaleco gris sobre una camisa blanca y una falda que le llegaba un poco por encima de las rodillas. Zapatos de vestir y medias que cubrían sus piernas.

Y me sonreía. Me observaba a mi.

Me quedé sin palabras. La mente en blanco.
No sé cuanto tiempo pasó. Billonésimas de segundo que se extendieron hasta la eternidad.

Sin dejar de sonreír, ladeó suavemente su cabeza, y pareció decirme algo. Algo muy corto. Sus labios apenas se movieron.
Y comenzó a caminar calle abajo.

No me moví hasta que de nuevo unas lánguidas gotas de agua resbalaron por mi rostro.
Recuerdo que fue como despertar de un sueño profundo. Volver desde el fondo de un oscuro y denso pantano en el que te ahogas. Respirar el aire tibio de nuevo.

Me giré para buscarla con la mirada. No estaba. Como si nunca realmente hubiera estado allí. Parecía haberse esfumado entre la lluvia o haberse fundido con alguno de los charcos que anegaban la calzada.

Se me ocurrió preguntar a alguien que pasaba. Pero desistí. Tal vez solo yo la había visto.
En ese momento sólo recordaba su sonrisa. Y su paraguas, cuyo patrón parecía girar lentamente en el sentido de las agujas del reloj.

No volvería a verla hasta aquel día en que todo comenzó.
Aquel día pude verla de nuevo. Desde ese día no puedo olvidar lo profundo del azul de sus ojos y la delicadeza de la sonrisa que esconde los secretos de mil mundos. La blancura de la piel sobre la que rodaron incontables lágrimas. Las suaves manos que escribieron con tinta indeleble sobre el pergamino del destino.

No tardé tanto en volver a verla.
Volví a verla el día de mi muerte.

-Sandman-
Crimson King
Crimson King

Mensajes : 497
Inscripción : 01/09/2010
Edad : 28

http://neuroapathic.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstabbing The Dreamer

Mensaje por Angelique_sama el Jue Jun 02, 2011 9:42 pm

Ya hace tiempo que le leí, pero me encantó así que creo que se merece un post.... Espero que haya más de las otras futuras famosas novelas de sandman pyong1 pyong1

Angelique_sama
Geisha
Geisha

Mensajes : 139
Inscripción : 24/08/2010
Edad : 30

http://ellibrodeange.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstabbing The Dreamer

Mensaje por -Sandman- el Miér Oct 05, 2011 8:14 pm

Creo que comenzaré a usar este post para publicar mis One-Shots tan divertidos, alegres y geniales. Este lo tengo en mi blog, pero no lo subí por aquí.

---

No sé si es casualidad que la última página de este diario haya coincidido con el día que la he visto por última vez.
Se marchó en el último autobús de la tarde, sin despedirse. Corriendo.
Yo, por supuesto, corrí tras ella. No sé si huía de mí. Pero me regaló una última mirada mientras sus ojos derramaban pequeñas lágrimas que recorrían la blanca piel de sus mejillas. Su maquillaje se había echado a perder. Llevaba una rosa rota y una carta en su mano.

Quise gritarle en ese momento. Sentí el impulso de caer sobre mis rodillas y rogarle que se quedara. Pude sentirlas flaquear. Pude sentir cómo mis brazos hormigueaban y mi respiración se aceleraba.
Pero no mi voz. No me hizo caso. Mi boca no se abrió. Sólo me quedé de pie, viendola marchar.
No sé a dónde iba. Menos aún sé si la carta que llevaba en la mano era la carta que le dejé sobre su escritorio ayer. Lo único que sé es que no volverá.

Aquí, en este diario, quedan todas las palabras que no pude decirle. Las palabras que nunca le diré.
Las historias que quise susurrarle al oído mientras la abrazaba en una noche silenciosa.
En el florero del salón aún quedan las rosas que compré, pero de las que solo pude darle una.
Se habían marchitado cuando regresé.

La he dejado ir. Se ha ido. No, no me ha dejado... Nunca estuvo conmigo.
Nunca pude hacer nada. Nunca pude arrancarle una sonrisa o decirle lo bella que estaba cuando su cabello rubio reflejaba la blanca luz del sol.
Nunca le dije cómo su sonrisa iluminaba mi día, aunque ella no pudiera darse cuenta.
Tampoco sabrá nunca quién le dejaba aquella tableta de chocolate en su taquilla los viernes.

Se ha ido volando. Ha levantado el vuelo. El ángel se ha marchado, y yo me quedo aquí en la tierra, mientras me pudro. Mientras mi carne se descompone y cae de mis huesos, mientras contengo mis lágrimas. No puedo llorar. ¿Qué habría pensado ella si me viera llorar?

¿Qué habría podido hacer un simple mortal? ¿Un vil ser que se arrastra por el suelo, mendigando retazos de vida y migajas de atención? ¿Qué habría podido hacer yo con estas sucias manos?
¿Habría tenido la fuerza de mirarla a los ojos y decirle que era la única que lograba ocupar mis pensamientos?

Fue a mi corazón al que seguí cuando decidí escribirle.
Me la ha jugado de nuevo.

Es terrible que de él dependa mi vida. Porque ahora sólo quiero arrancármelo y quemarlo.

Quiero verlo arder.



… Al igual que arderá este diario esta misma noche.

---

-Sandman-
Crimson King
Crimson King

Mensajes : 497
Inscripción : 01/09/2010
Edad : 28

http://neuroapathic.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstabbing The Dreamer

Mensaje por Roseh_Gium el Dom Oct 16, 2011 12:14 am

O.o
PJ está genial : ) adore

Roseh_Gium
Mangaka
Mangaka

Mensajes : 1478
Inscripción : 01/02/2011
Edad : 22

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstabbing The Dreamer

Mensaje por -Sandman- el Dom Oct 16, 2011 11:21 pm

Muchísimas gracias por leer. Creía que por aquí sólo se leía Yaoi.

-Sandman-
Crimson King
Crimson King

Mensajes : 497
Inscripción : 01/09/2010
Edad : 28

http://neuroapathic.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstabbing The Dreamer

Mensaje por BlackLeadAlchemist el Dom Oct 16, 2011 11:55 pm

Que va. Lo que pasa es que los relatos Yaoi de Sergio arrancan gritos de dolor de la gente que los lee.
Los tuyos simplemente nos dejan sin palabras.

_____________________
The wind is mine. The sky is mine. They have been mine since childhood. You are the trespasser here. Not me.

BlackLeadAlchemist
Administrador
Administrador

Mensajes : 4804
Inscripción : 15/08/2010
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstabbing The Dreamer

Mensaje por -Sandman- el Lun Oct 17, 2011 2:22 am

Muchas gracias. No tenéis ni idea de lo que me animáis.
Intentaré subir algo de la publicación que estoy preparando. Ya me diréis qué tal os parece.

-Sandman-
Crimson King
Crimson King

Mensajes : 497
Inscripción : 01/09/2010
Edad : 28

http://neuroapathic.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstabbing The Dreamer

Mensaje por -Sandman- el Lun Mar 11, 2013 4:13 am

Básicamente, veo que esto se está convirtiendo en un sitio en el que dejo las cosas que escribo de vez en cuando.

Llevo un rato sin dejar nada, así que dejo esto por aquí para que, como siempre, nadie lo lea.

----


Sólo fui a verla una vez.
Las primeras margaritas florecían a los pies de su tumba. Los cantos de las aves no habían regresado a la copa de los árboles aún deshojados por el frío.
No me fue fácil encontrarla. Alguna vez, en medio de la noche, entre susurros me contó que había encontrado el lugar perfecto donde quería ser enterrada. Fue cuando me enteré de que paseaba regularmente por el cementerio.
No quise preguntarle por qué lo hacía. Pronto me enteraría de que quería a más gente entre los muertos que entre los vivos.
A mí nunca me quiso. Y tal vez por eso decidí devolverle las rosas amarillas que dejó aquella tarde en la puerta de mi casa. Creo que le gustaban las flores. No llegué a conocerla lo suficiente como para saber si en primavera se relajaba con el aroma del azahar, o si los pensamientos que mi hermana sembraba en el jardín le evocaban alguno. Pero recuerdo siempre haber visto una flor diferente justo sobre su oreja derecha.

Vino a visitarme varias noches de aquel invierno que decidí mantener nublado bajo una densa capa de humo y vino amargo. Días de los que no estoy orgulloso y oculto bajo tierra, como las cartas que nunca pude entregarle y que alimentan el sauce bajo el que la conocí.
Llegaba siempre sin avisar. Le gustaba ver mi gesto de desconcierto, mientras me examinaba con sus profundos ojos azules. Nunca me preguntó si la dejaba pasar. Simplemente me abrazaba y me besaba justo por debajo de la oreja. Olía a pétalos secos y a lluvia, la cual siempre hacía que su rojo cabello estuviera mojado.

Se acurrucaba en mis brazos y me contaba historias, diciéndome que quería protegerse del frío. Su respiración era suave y tranquila, y su voz a veces era un simple hilo. Me hablaba de lugares imposibles y ciudades laberínticas, días tranquilos bajo el sol en la playa y nieve en algún desolado callejón. Sonreía cuando recordaba las manzanas del huerto de su tío, y las vastas praderas en las que corría junto a su perro cuando era una niña. No había perdido su mirada infantil y su sonrisa seguía siendo delicada, frágil, algo que no quieres tocar por temor a que se rompa tras el mínimo roce. Me susurraba mientras acariciaba su lacio pelo húmedo, embriagado por el sueño o por el licor. Tardé mucho en enterarme de que sus historias no tenían sentido. Sólo cuando se marchó, la última vez que la vi, pude darme cuenta de que me había hablado de siete perros diferentes, de que la huerta de su tío había estado en otros cinco países distintos y de que era imposible que nevara en algún rincón de Nuevo México.

Siempre empezaba sus historias con una pregunta, y las terminaba con un beso en la mejilla, que siempre acababa por deslizar a mi boca. Sus labios eran tan suaves como parecían al verlos. Solía morder su labio inferior y girar la florecilla que reposaba sobre su oreja derecha antes de arrastrarme a la habitación. Era una señal sutil, aunque reconocible. Y yo me dejaba llevar, como una hoja seca llevada por un viento suave en el otoño.
Se quedaba dormida a mi lado, mientras ocultaba su rostro en mi cuello. Su respiración seguía siendo igual de silenciosa cuando dormía. Me costaba dormir aquellas noches. Nunca me he acostumbrado a tener a alguien a mi lado. Y las veces que me dormía, ella se encargaba de despertarme llevando mi mano hacia su piel desnuda.
Nunca la vi de día. En la noche su pálida piel se veía impoluta, sin una sola imperfección. Su tacto era el de un clavel frío y húmedo, que se estremecía al simple contacto. Sus movimientos eran finos y dulces, aunque llenos de decisión. De ella parecía rebosar un ansia de entregarse al momento, de dejarse ir, de olvidar lo que fuese que tuviera en la cabeza. Su pecho se agitaba con cada respiración, la cual se iba haciendo más profunda. Podía sentir su corazón latir cuando me abrazaba a ella y acercaba mi oído. Nunca decía una palabra ni abría los ojos, pero sabía buscar mi boca en la oscuridad. Nunca supe el sabor de sus labios, pero el aroma de su piel nunca abandonó mi almohada. Sus manos frías me acariciaban a ciegas, y su rojo cabello caía sobre sus hombros como un delicado manto de seda. Mordía mis labios siempre que acababa, y entonces me daba la espalda. Nunca estaba ahí cuando despertaba, a la mañana siguiente. Ni una nota, ni un solo trazo de evidencia. Bien podía haber soñado lo que había pasado. Pero entonces ella regresaba para recordarme que aún estaba ahí.

Un día simplemente dejó de venir. Fue el día cuando comencé a desear que viniese. Cuando la sensación de irrealidad y de sueño lúcido pasó a ser un anhelo que no pude controlar. Nunca sabré si lo notó. Tal vez me haya visto irla a buscar a aquel viejo sauce del parque donde la vi sentada por primera vez, también bajo la lluvia, o pasear por alguno de esos lugares extraños de los que me solía hablar, en rincones de la ciudad donde aparentemente sólo habitan borrachos, vagabundos y bohemios. La veía en cada chica de cabello rojo que pasaba junto a mí en la calle. Intenté buscar el azul de su mirada en algún sitio, pero no encontré un solo color que fuera similar. Ni el azul del mediodía o el reflejo del mar. Ni el azul de las notas de la música que ponía al sentarme mientras le esperaba. La busqué en otros labios. En otros abrazos. Nunca pude encontrar el frío de su piel de nuevo.
Y entonces recibí aquel ramo de rosas, el primer día de primavera. Estaban secándose. Supe que había sido ella. Nadie me había hablado de rosas amarillas hasta aquel entonces.
No dejé que se marchitaran, y al tercer día decidí buscarla en el único lugar que me faltaba.

Tardé horas en encontrarla. Y sólo entonces pude conocer su nombre.
Ella se fue sin saber el mío. Nunca sabré si sintió curiosidad. Tal vez me llamaba para sí como a alguno de sus perros, o como algún personaje de aquellos libros que leía. Se fue sin despedirse. Una flor que se marchita en cuanto vuelve a salir el sol.

Hoy he visto cómo las margaritas florecen de nuevo.
Tal vez deba salir a visitar a alguien.

-Sandman-
Crimson King
Crimson King

Mensajes : 497
Inscripción : 01/09/2010
Edad : 28

http://neuroapathic.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstabbing The Dreamer

Mensaje por BlackLeadAlchemist el Lun Mar 11, 2013 8:05 am

Como siempre, genial. Me encanta cómo escribes, es muy evocativo. Poesía en prosa.

_____________________
The wind is mine. The sky is mine. They have been mine since childhood. You are the trespasser here. Not me.

BlackLeadAlchemist
Administrador
Administrador

Mensajes : 4804
Inscripción : 15/08/2010
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstabbing The Dreamer

Mensaje por Angelique_sama el Lun Mar 18, 2013 3:28 am

BlackLeadAlchemist escribió:Como siempre, genial. Me encanta cómo escribes, es muy evocativo. Poesía en prosa.


Menos mal que no soy la única que opina que es genial todo lo que sale de la inspiración de Sandman.
Peter cada vez te luces más...me encanta.

pdt: quién apoya la moción novela para Sandman?

Angelique_sama
Geisha
Geisha

Mensajes : 139
Inscripción : 24/08/2010
Edad : 30

http://ellibrodeange.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Backstabbing The Dreamer

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:17 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.